Chris Jericho sufrió una lesión menor de tobillo antes de su eliminación mientras trabajaba en el evento principal de Royal Rumble el domingo por la noche.

La lesión se produjo cuando  Brock Lesnar estaba arrojando a todo el mundo en el ring. Obviamente no fue una lesión seria ya que Jericho trabajó la noche siguiente en RAW en una lucha de catorce minutos contra Sami Zayn y también hizo un ángulo cuando fue destruido por Braun Strowman.