A pesar de estar muy lejos del mes de abril, las especulaciones abundan a lo largo del internet y el mundo del Wrestling respecto a que peleas llegaremos a ver ese día. La mayoría de los feudos ya se vienen desarrollando desde ahora por lo que la mayoría de los fans ya sacan una línea de lo que se podría ver ese día. Pero como WWE a veces es tan impredecible, muchas cosas de las que podemos ver hoy, no se pueden plasmar el día de Wrestlemania, por lo que todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Basta con ver el resultado del combate entre Lesnar y Goldberg para ver que cuando WWE busca sorprendernos, lo hace de gran manera.

Ante ello, la revista Forbes ha listado tres combates que podrían ser sorpresivos y dejarían a los fans al borde de sus asientos:

Roman Reigns Vs The Rock

Si bien se habla mucho de que Roman puede ser el próximo campeón Universal y que este sería retado por Strowman de cara a Wrestlemania 33. Sin embargo; la realidad es otra. Si bien este match ocurrirá, sería por el Campeonato de los Estados Unidos. Roman es fijo para el evento más grande de todos, al igual que Strowman, pero este último, a nivel de midcard. Por otro lado, hay rumores de un oponente sorpresa para Reigns. Forbes menciona que este podía ser The Rock; obviamente, para ello, Vince tendría que mover cielo y tierra para tener a The Rock dentro del ring. Pero algo si es cierto, Th Rock mueve más público y genera más emociones de las que genera Roman.

Kurt Angle vs Seth Rollins

¿Dreamatch? ¿Alguien? Los rumores indican que la vuelta de Kurt es un hecho, un hecho casi al 100%. Su retorno, de todas maneras se hará a lo grande y, para ello, necesita un gran rival. Kurt ha mencionado en varias entrevistas que, para él, Rollins es el hombre a enfrentar, por lo que un enfrentamiento entre ambos sería lo mejor para los negocios.

Lesnar vs Samoa Joe

Esta pelea sin duda alguna sería una pelea que encienda todos los fuegos en la empresa. Sería un combate entre dos de los luchadores más dominantes de la industria. Sin duda alguna sería una pelea de puro poder entre Joe, quien vendería de NXT a demostrar lo que puede hacer en el roster principal y un Lesnar magullado en u orgullo por la caída estrepitosa ante Goldberg.