You are here
Home > Noticias > El Santo: La máscara de todo México

El Santo: La máscara de todo México

Si uno escucha el nombre Rodolfo Guzmán Huerta, es probable que nadie lo reconozca y pase completamente desapercibido. Sin embargo, si alguien en todo México menciona su apelativo, “EL SANTO”, es probable que todos sepan de quien estamos hablando. El enmascarado de plata es un icono en todo México y uno de los iconos populares alrededor del mundo., además de ser todo un referente en la lucha libre de su país, industria en la que permaneció alrededor de 40 años, mostrando toda la destreza que poseía en el ring

El santo nació un 23 de septiembre de 1917, en Tulancingo, México. Se registra que antes de practicar lucha libre realizó otros deportes como el Basketball y futbol americano. Su juventud la paso en un fábrica textil, trabajando como obrero y entrenando lucha libre con sus hermanos Miguel y Jesús. De sus dos hermanos, uno falleció en pleno show, ese fue Jesús, dejando de existir en 1934.

Sin embargo, fue en 1942, cuando ya tenía conocimientos sobre lucha libre en el que su entrenador Jesús Lomelí. Le dio a escoger entre tres apodos. Esos eran: “El Diablo”, “El Ángel” y “El Santo”. La elección, ya la sabemos todos, por lo que el 25 de abril debuto con ese nombre el cual lo ha acompañado durante toda su vida. El santo debuto como rudo (Heel) para posteriormente pasar a técnico (Face).

Guzmán se convierte en icono en 1952, cuando comienza a realizarse la historieta Santo, El enmascarado de plata, creado por José Guadalupe Cruz. Esto lo convirtió en el primer personaje luchador de la historieta mexicana. A finales de dicha década, El Santo comienza a hacer sus primeras películas, convocado por Fernando Óses, luchador y actor. Es ahí donde comienza la odisea de Guzmán y las más de 50 películas que llego a realizar a lo largo de su vida. Si bien eran películas de bajo presupuesto y con una temática gótica donde se veía al personaje luchar contra científicos locos o monstruos de ciencia ficción, este contenido llego a calar hondo en los fans y se convertían en éxitos de taquilla.

Como luchador llego a ser campeón mexicano peso pesado, de peso medio, en parejas, junto con el Rayo de Jalisco y campeón peso Welter. Asimismo, fue 2 veces campeón Welter de NWA y 4 veces Campeón Middleweight de la misma empresa.

El santo se retiró de toda actividad relacionada a la lucha libre en 1982. Para luego, en el programa Contrapunto, muestre de manera cruda la parte frontal de su rostro. El 5 de febrero de 1984, el santo falleció por un infarto al miocardio, luego de una actuación en un teatro. Al día siguiente, su sepultado en mausoleos del Ángel, ante 10 mil personas.

El Santo es un icono que ha calado no solo en el alma de las personas que lo han visto en un ring o en alguna película, sino que su presencia ha trascendido barreras. Su influencia en la cultura va desde canciones como “Guacarrock del Santo”, por la banda Botellita de Jerez, o en la serie animada del Chavo del ocho, a través del personaje llamado “El Justiciero Enmascarado”, una clara referencia al luchador mexicano. Sin duda alguna, un nombre que el mundo jamás olvidará.

Gianmarco Guerrero

26 años, Bachiller en administración de empresas.
Redactor. Lima, Peru.

Deja un comentario