Antonio Cesaro ha sido el luchador más infravalorado durante todo el año 2016. Atrapado a nivel midcard a pesar de su gran físico, habilidad, capacidad de lucha y llegada con los fans (a pesar que Vince diga que no). El no hace mucho campeón en parejas y mandamás de la “sección Cesaro” está en plena capacidad de asumir un reto mayor, y parece que esto ya lo tiene claro en equipo creativo de WWE.

Luego del Draft, Cesaro perdió un poco de fuerza, al ser elegido como la elección número 28 del draft. Número muy bajo para un talento con muchos dones en el ring. Los rumores indicaban que los oficiales de la empresa se dieron cuenta de sus desaciertos cuando los problemas se estaban haciendo conocidos a nivel televisivo, por lo que ya se ha venido trabajando en un mejor plan y un mayor empuje al “Superman Suizo”. Tanto fue el enojo que tuvo que hasta se habló de dejar la empresa, o, en su defecto, ser transferido a SMACKDOWN LIVE; sin embargo, esto no ha llegado a suceder.

El día de ayer, en Roadblock, el equipo formado por Cesaro y Sheamus se adjudicaron los campeonatos en pareja de la empresa al derrotar al nuevo día luego de 483 días de reinado. Hasta el momento, asumir como se defenderán los cinturones a futuro o como se verán ambos como equipo, resulta incierto. Pero una cosa es cierta, el push y los planes para ambos luchadores, y su posición como estrellas top de la empresa, es algo que es seguro.

WWE sabe que el equipo formado por ambos luce bien. Sheamus está en su mejor momento y Cesaro siempre demostrando lo que es capaz de hacer. Algunos mencionan que es Cesaro quien saca lo mejor de Sheamus durante este periodo. Este campeonato está siendo visto como un trampolín para que ambos puedan dar el gran salto a nivel solitario una vez que el equipo quede disuelto.

Tal parece que el universo de WWE ha tenido una respuesta a lo que (y me incluyo) estuvimos exigiendo: Un push para Cesaro. A medida que la “Sección Cesaro” crece y su reinado como campeón en parejas asciende y continúa impresionando a la misma WWE, creo que podemos estar seguros de que una chance por la presea máxima de la empresa está a la vuelta de la esquina. Solo es cuestión de tiempo.