Como se vio en el evento de la WWE Royal Rumble del domingo, Tye Dillinger salió como el décimo participante en la batalla real de Royal Rumble..

Durante su entrada casi todos los talentos del NXT en el backstage salieron a verlo, el cual recibió una enorme reacción de los aficionados.

Se dice que su entrada en la lucha no representó su entrada al elenco principal. La compañía sólo lo tuvo en la lucha para satisfacer a los aficionados presentes, y no quería una reacción negativa. Se espera que continúe trabajando en la televisión NXT hasta que la compañía sienta que es el momento adecuado para educarlo.