En dos semanas, 30 superestrellas entraran a la batalla real en el Alamodome, 30 superestrellas en busca de un lugar privilegiado en WrestleMania 33. Este año, la batalla real parece ser la más competitiva de la historia, puesto que se cuenta con estrellas como Lesnar, Goldberg, The Undertaker y otros que harán que esta batalla sea la más impredecible de la historia.

Como es de esperarse, las especulaciones son variadas por la expectativa que el evento genera. Como ya ha sido reportado, Samoa Joe podría hacer su debut en el roster principal y la posibilidad del cambio de cinturón por parte de Cena, ganando a Styles o de Owens a Reigns de cara a WrestleMania 33.

Si bien, en los reportes anteriores, como posibles ganadores se habla de The Undertaker, Goldberg, o Lesnar, hay otro nombre en el tintero, y este es el de Seth Rollins

En el papel, la rivalidad con triple H, en caso se de, podría a Rollins como babyface, y una futura victoria ante “el juego” lo pondría al tope de la empresa. Sin embargo; esos mismos objetivos se podrían obtener si la pelea se adelanta para el PPV Fast Lane y así dejarle el camino libre para WrestleMania, vía Royal Rumble.

Como menciona Inquisitr News, En búsqueda de hacer Fast Lane un evento importante camino a WrestleMania, el poner para dicho evento Rollins vs. HHH haría que el evento no pase desapercibido, además de abrir las puertas a Rollins para ganar el Rumble. La pelea se puede dar para dicho evento y dar la chance a Rollins de ir al evento principal de WrestleMania.

Si Reigns sale ganador ante Owens en la batalla real, Wrestleania tendría a Reigns vs Rollins en WrestleMania. Sin embargo, no podríamos descartar a Balor, quien técnicamente nunca perdió, y fue una lesión lo que lo llevo a dejar el título vacante. Balor aún tiene una revancha, por lo que podría ser una triple amenaza.

De aquí en más, las especulaciones seguirán. Si bien Rollins ya tuvo su “Momento WrestleMania” cuando cobro el maletín en WrestleMania 32, una victoria en Royal Rumble lo catapulta a lo más alto de la empresa. A pesar de que las apuestas no están con el no sería improbable una victoria suya.